Los más vendidos

NUESTRAS VENTAJAS

Formas de pago

Tarjeta de débito ó crédito (1% descuento adicional), Paypal, Transferencia bancaria o Financiación a través de Sequra.

Productos de Calidad a Precios Bajos

Somos fabricantes.

Envío GRATIS 3-5 días hábiles

Envíos gratis para pedidos superiores a 75 €.

Descuentos por Volumen
5% de descuento en pedidos superiores a 400 €. Descubre también nuestro programa de puntos

¿Cómo mantener el agua de la piscina con cloro?

¿Cómo mantener el agua de la piscina con cloro?

Cuando pensamos en la palabra “cloro”, somos capaces de recordar su olor y se nos viene a la cabeza, automáticamente, el agua de una piscina. Es un elemento con el que, año tras año, verano tras verano, estamos en contacto sin mayor preocupación. Sin embargo, lo cierto es que hay que tener en cuenta múltiples factores para que su utilización sea segura y las personas puedan disfrutar del agua sin problemas.

Si esta es la primera vez que vas a tratar una piscina con cloro, no te pierdas detalle de este artículo donde podrás aclarar todas tus dudas. ¡Quédate con nosotros y continúa leyendo!

ÍNDICE DEL ARTÍCULO

1 Composición del Cloro

Aplicación de Cloro

   2.1 ¿Cómo Calcular la Cantidad de Cloro para mi Piscina?

Medidas Seguridad

Efectos sobre la Salud

1. Descripción y composición del cloro

El cloro (Cl) es un elemento presente en la naturaleza en multitud de compuestos tanto inorgánicos como orgánicos, que tienen función biológica como, por ejemplo, el ácido clorhídrico de los jugos gástricos.

Son compuestos altamente oxidantes, por eso se utilizan tanto en blanqueantes como en desinfectantes, ya que reaccionan con las manchas y los microbios desnaturalizándolos. Es por esta razón que el cloro es el agente desinfectante de agua más utilizado en el mundo.

En el caso concreto de los microorganismos, el cloro actúa como inhibidor de uno de los procesos de la respiración celular y es capaz de penetrar la membrana de los microorganismos patógenos, por lo que los compuestos derivados de este elemento tienen una eficacia muy elevada al no poder el microorganismo combatirlo.

Gracias a las acciones de este componente, es ampliamente utilizado para el tratamiento de agua de piscinas por su precio económico, su poder desinfectante y por la facilidad de medición.


2. Aplicaciones/dosificación del cloro

El cloro tiene varias formas de presentación, entre las cuales, las más habituales son:

• El hipoclorito de sodio, de fórmula química NaClO, es un compuesto amarillento, viscoso, comúnmente conocido como lejía para piscinas. Su concentración puede variar desde las lejías domésticas que tienen un contenido en compuesto activo no superior al 5% a lejías concentradas, profesionales o para potabilizar agua que llegan hasta valores del 12,5% de cloro activo en su composición. Es el más ampliamente utilizado por facilidad de empleo y posibilidad de dosificación automática. En cuanto a su modo de aplicación, debe añadirse al agua directamente o a los sistemas de bombeo para que lo dosifiquen, preferiblemente de noche y sin gente para que actúe con mayor eficacia por ausencia de luz del sol y puedan sus niveles regularse hasta la mañana siguiente para el baño.

• Los productos de cloro sólido se presentan en tabletas, pastillas o granos, los cuales están compuestos por cloro estabilizado (en forma de ácido tricloroisocianúrico) para que se libere lentamente al estar en contacto con el agua, lo que permite una dosificación regular y más prolongada del cloro y, por tanto, su acción desinfectante.  Contiene coadyuvantes que aportan funciones como algicidas (ácido bórico, sulfato de cobre), floculantes (sulfato de aluminio), azulantes (sulfato de cobre), etc. Tienen la ventaja de tratar de manera más completa el agua además de ser su manipulación sencilla, ya que es sólido. Sin embargo, no permite la dosificación automática con sistemas de control de caudal como sí permite el cloro líquido. Su aplicación se realiza por medio de los skinner o boyas flotantes para su correcta difusión, evitando que contacte con el suelo en piscinas de lona para que no decolore el liner.

Para clorar el agua para el consumo humano de forma correcta, existen una serie de factores a tener en cuenta previa adición del producto:

• pH: Antes de iniciar el tratamiento de la piscina con hipoclorito de sodio o cloro sólido, debe medir el pH del agua. Para que el cloro sea efectivo, el pH del agua debe encontrarse entre 7,2 y 7,6. Si este valor no es el correcto, además de tener que añadir más producto para conseguir el mismo efecto, puede deteriorar elementos de la piscina, así como provocar irritación en piel, mucosas u ojos.

• Algicidas y floculantes: Para aumentar la efectividad del hipoclorito debe complementarse con algicidas (las algas son sumideros y resguardo de los microbios) y floculantes (las partículas de mayor tamaño se ven menos afectadas por la acción desinfectante del cloro que las de menor tamaño).

• Temperatura: Conforme mayor sea la temperatura mayor será la efectividad del producto, pero se volatilizará también más rápido. A 18 oC, el tiempo de contacto para que sea efectivo el producto es de 30 min.

NOTA IMPORTANTE: Jamás debe añadirse hipoclorito en un agua de una acidez menor o igual a 4.

2.1. ¿Cómo Calcular la Cantidad de Cloro para mi Piscina?

La cantidad de producto para el tratamiento del agua de la piscina depende de dos factores fundamentales: el volumen de agua a tratar y el nivel de cloro objetivo.

• 
Para calcular la cantidad de cloro que se tendrá que emplear, es fundamental conocer las fórmulas para conocer el volumen de la piscina. Según su forma, puede calcularse de la siguiente manera:



• El nivel de cloro a alcanzar suele comprenderse entre 0,6-1,5 mg/l, pero estos valores son aconsejados según la CCAA (Andalucía: 0,4-1,5 mg/l, Cataluña: 0,5-2 mg/l, Madrid 1 mg/l máximo).

• Una vez conoce el volumen de la piscina en m3 y el nivel de cloro al que desea llegar, queda saber la cantidad de hipoclorito que debe añadir, valor que sustituyendo en la siguiente ecuación podrá calcular:
Donde:

• V (m3) es el volumen de agua que cabe en su piscina, como calculó según la tabla anterior.
• Nivel de cloro deseado indica el nivel de cloro final que desea en el agua.
• Cantidad de cloro en hipoclorito indica la cantidad de cloro activo que contiene el hipoclorito de sodio según ficha técnica.

Como se observa en el ejemplo, para una piscina de 100 m3 y un nivel de cloro efectivo de 1,5 mg/l, utilizando un hipoclorito con 150 mg Cl litro de hipoclorito, haría falta 1 litro de hipoclorito de sodio.

3. Medidas de seguridad

Siempre se debe tener presente que el cloro es un compuesto altamente oxidante y corrosivo, por lo que hay que tener precaución al manipularlo y tomar las medidas de protección pertinentes:

• Deben emplearse guantes, gafas de seguridad y mascarilla durante su manipulación para prevenir contacto cutáneo, oral u ocular, así como evitar la ingestión o la respiración.

• La dosificación del producto, tanto líquido como sólido, debe hacerse a favor del viento para evitar que el producto pueda caer encima del usuario.

• Consultar la ficha de seguridad del producto para conocer todas las medidas de prevención y seguridad.

4. Efectos sobre la salud

Pese a todas las ventajas comentadas, si el cloro no se utiliza convenientemente puede resultar perjudicial para la salud. Por tanto, hay que evitar el contacto con la piel, mucosas y ojos, así como inhalar los vapores que pudiera desprender. Para ello se recomienda almacenarlo siempre en recipientes fríos, secos, oportunamente cerrados y sin contacto directo con la luz solar. Para proteger a los más pequeños, guárdelo siempre fuera de su alcance.

A pesar de que el uso y manipulación del cloro no es una tarea especialmente complicada, se deben tener en cuenta todos los factores mencionados para conseguir un rendimiento óptimo y seguro del producto. ¿Y tú? ¿Ya tienes tu piscina preparada? Si la respuesta es no, ya tienes todo lo que necesitas para prepararla cuanto antes y empezar a disfrutar del verano.